SOBRE LA SOLUCIÓN AL CONFLICTO EN COLOMBIA

Escrito por Revista Peso el . Posteado en Actualidad, Política

Por: Daniel Barrera Acevedo

Para dar inicio a las columnas de PESO, antes que hacer cualquier especulación sobre la esencia de lo político, me parece provechoso hacer una breve lectura del panorama político, dada la apremiante coyuntura que acaece en Colombia.

El que la sociedad colombiana camine hacia la paz y la coexistencia democrática, requiere de mucho más que la voluntad de las organizaciones guerrilleras de desistir del uso de la violencia. La insurgencia armada no es el único protagonista del conflicto armado, y por supuesto, la totalidad de sus actores, más allá de las exigencias del DIH, (ejército nacional, estructuras paramilitares y narcotraficantes, ejércitos privados, bandas criminales, etc.) tienen un estrecho vínculo causal con el conflicto social congénito a la formación del Estado.

Se mantienen en el régimen las problemáticas estructurales de siempre, las más determinantes quizá: el acceso democrático a la tierra y su trabajo, la debilidad institucional y la rotación del poder político por un bloque histórico para la consecución de sus intereses económicos.

Cabe preguntarse entonces, si el bienestar de este país es responsabilidad exclusiva de los herederos de quienes en su momento se vieron obligados a levantarse contra el establecimiento.

No cabe duda de que la estrategia guerrillera para la toma del Estado ha caducado, su vigencia, su capacidad y su legitimidad. El rechazo generalizado a su falta de ética y la arremetida de un poderoso ejército que se nutre de gran parte del presupuesto de la nación, parecen no haberle dejado más opción a estas organizaciones que negociar; sin embargo, esto también se debe a un sector de la sociedad civil que exigió durante largo tiempo una salida política al conflicto armado y a un presidente de talante conciliador que está en búsqueda de la gloria.

Las consecuencias que pueden derivar de las eventuales mesas de negociación y los “diálogos de paz” que inician el gobierno y la insurrección armada, afectarán sustancialmente las actuales relaciones de poder en el espectro político, al tiempo que pueden significar el inicio del declive de una vieja guerra que ha reconfigurado al Estado entero en torno a él, y lo más importante, puede ser  la oportunidad para transformar nuestro país en uno más apto para que sus humanos lo habiten.

También existen preocupaciones; la experiencia histórica recuerda que el aterrizaje político de una organización armada de izquierda puede terminar muy mal cuando se logran desencadenar poderes que amenacen la reproducción de régimen o la estabilidad de dicho bloque en el poder.  Actualmente hay un alto nivel de movilización social, diferentes propuesta  alternativas y populares surgen y se articulan.  Dichas expresiones, como los movimientos sociales, que trabajan por convertirse en un factor real de poder legitimo, podrían ser instrumentalizadas por este proceso y exponerse al asedio de fuerzas oscuras que aún no desaparecen.

La disputa entre elites regionales representadas por el anterior gobierno, y el Estado central a cargo de la clase política tradicional bogotana, no es casual. Ambos representan facciones de una misma clase, terratenientes e industriales, que han sabido establecer pactos a través de la historia para garantizar su estabilidad, ahora tienen desencuentros en lo que refiere a la redistribución de la tierra, sobre lo cual los primeros dan un veto y los segundos lo comprenden como un requisito en el funcionamiento de un Estado liberal que sepa evitar insurrecciones y que permita feriar con tranquilidad el territorio. ¿Qué tanto están dispuestos a ceder en la construcción de la paz?

Si al menos la consecución de ideales sociales y la solución de problemas estructurales propios de las relaciones sociales, políticas, económicas y culturales provenientes del capitalismo, se dan mediante la participación política pacífica y mediante el uso de derechos constitucionales, entonces nuestra democracia habrá cobrado más sentido y un valor más real; todo habrá valido la pena.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (13)

  • ALEXANDER CASTAÑO GOMEZ

    |

    A decir verdad soy pesimista respecto a una solución pacifica al conflicto, creo que existe toda una maraña al rededor del tema porque en ninguna parte del mundo los poderes económicos han cedido a la presión de una fuerza armada , no creo que quieran compartir su riqueza. También van a hacer hasta lo imposible por influenciar para su beneficio y que no les arrebaten nada, mucho menos el poder político que en realidad es su fuerte.
    A muchas personas les conviene el conflicto solo a los ciudadanos del común les perjudica, porque los demás están protegidos por el estado.

    Responder

  • Victor Hugo Sierra Yepez

    |

    la problematica en los dialogos de paz actualmente radica en la no existencia de reglas claras, por un lado el marco para la paz no se encuentra reglamentado, dejando la posibilidad de que la guerrilla establezca y trate de imponer sus condiciones.
    tambien se observa la no existencia por parte de la guerrilla de una voluntad de la paz, dado a que entre sus negociadores a mencionado a dos cabellizas condenados en E.E.U.U; por otro la este grupo sigue sosteniendo y engañando al pueblo cuando dice que no tiene mas secuestrados, donde sigue plantando minas antipersonas y violando los derechos humanos, es esto una verdadera voluntad de paz?
    realmente existe la necesidad de una salida dialogada al conflicto armado en nuestro pais, dado a que esto generaria mayor inversión social, pues con se observa en cifras entregadas por el gobierno, en año pasado fue invertido el 4,2% el PIB en la guerra, cifra que seria muy grata y bien recibida por los colombianos donde se lograra invertir en temas como la salud, generación de empleo, vivienda, etc. esto a su vez generaria una gran confianza a nivel mundial para los inversionistas extranjeros, dado a que nuestro pais es realmente una despensa natural para el mundo.

    Responder

  • Leily Julieth Ceballos

    |

    El grupo gerrillero ha manifestado una serie de peticiones que la verdad suenan muy absurdas y tampoco son muy claras, manifiestan no ser terroristas, narcotraficantes pero aceptan que cobran impuestos de gramaje, custodian laboratorios , no tienen secuestrados y menos los cuerpos de los muchos asecinados, pero lo màs descabellado, su participaciòn politica! , las farc tiene tres frentes de combate: el militar que es el se supone que se termina, al entregar las armas “no al dejarlas”, el politico , van ha aspirar a cargos politicos o judiciales , con oficinas de abogados , litigando…..y despues hay que evitar que la gerilla se divida que unos se acojan a la desmobilizacion, los mas viejos se pensionen acargo del estado y otros se queden con el negocio del narcotrafico y escojan nuestros futuros lideres politcos , pagando cada voto. No se puede negociar con terroristas.

    Responder

  • JAIME ANDRES MENA ACEVEDO

    |

    Cuando se habla de un tema tan complejo como lo es la solución del conflicto en Colombia, debemos analizar realmente cual es el núcleo o centro del problema, ¡tal vez la violencia! Pero desde mi punto de vista crítico y no alejado de la realidad, el verdadero conflicto en nuestro país es por alcanzar el poder, y para otros no dejar arrebatarse ese poder que por generaciones han tenido, con la única intención de mantener sus arcas económicas estables.
    Existen grupos que a través de la historia han utilizado mecanismos poco aceptables por conseguir un escalón en la elite de administradores de nuestro país, y lo único que han logrado por su afán de obtener resultados es el rechazo de la sociedad.
    No solo con diálogos entre respresentantes del estado y grupos ilegales se logra la paz, falta tener presente las opiniones directas de la esencia de un país democrático, LA SOCIEDAD que es la más afectada y que ha vivido por décadas de formar directa el fenómeno de un conflicto que ha desintegrado sus familias y sus sueños.

    Una sociedad preparada intelectualmente con buena educación, sería una solución para elegir el destino de un país, logrando de esta manera, establecer parámetros de primera necesidad para nuestros administradores, con más control y supervisión de su desempeño, consiguiendo disminuir el conflicto que se vive constantemente.

    Responder

  • Andres Felipe Taimal

    |

    yo considero que el conflicto en Colombia se debe, si una parte por la guerra irregular que se vive! por parte de los grupos armados,pero también se debe en gran medida por el mismo estado o gobierno. piensan que por el mero hecho de que llegara a existir un acuerdo de paz entre los grupos guerrileros y el estado acabaría el conflicto en Colombia? yo creo que no!
    pues para que el estado pueda estar tranquilo sin oposición de ninguna clase tendría de cumplir al 100% con las obligaciones; pues considero que si el estado cumple con la salud, el estudio etc… nadie tendría la necesidad de hacer huelgas ni cosas por el estilo

    por otro lado hablando de los grupos armados de Colombia, ellos piensan simplemente en hace diálogos de paz! me pegunto… acaso esos grupos piensan que por el simple hecho de entregar las armas y decir que están arrepentidos, van a borrar todo lo que hicieron en todos estos años!! todos los secuestrados, asesinatos, estorciones, narcotrafico!!!! donde quedan todas las victimas!! pues para que lo del dialogo de paz en Colombia prospere todo depende de las victimas de este conflicto armado!! hasta donde están dispuestos ellos a ceder
    también considero que estos grupos guerrilleros no están siendo sinceros por completo pues desde que iniciaron las negociaciones empezaron con mentiras, diciendo que no tienen secuestrados!!! entoncs quien puede explicar donde estan las 400 personas que están denunciadas como secuestradas? sin contar aun los que no denunciaron por miedo.

    Responder

  • EDUAR SAMUEL POSADA GIRALDO

    |

    Colombia, un país marcado por un conflicto originado en el siglo XIX con la guerra entre partidos, y que degenera en un enfrentamiento político que se data de hace mas de cincuenta años , por los años 60; con la aparición de la guerrilla mas antigua de América Latina y que ha pasado de ser la voz representativa de un pueblo que buscaba proteger al mismo del poder arbitrario y hegemónico de un estado excluyente a nivel social y político; además de injusto en cuanto a la repartición de la tierra y la riqueza, a ser un movimiento armado con mas fines terroristas que libertarios, es por esto que hoy por hoy el movimiento revolucionario armado en una sociedad moderna ha caducado y mas por el principio de selección natural que por voluntad propia se ve obligado a buscar una solución negociada al conflicto de la mano de un estado que entrego el poder y el territorio en manos de unos pocos que aún hoy poseen el control político, social y económico del país y que poco o nada desean realmente una solución definitiva a una guerra que a través de esta historia ha dejado mas que cicatrices, canales de sangre en un pueblo martirizado por el enfrentamiento de diversas clase de fuerzas que defienden los intereses particulares de las diferentes castas sociales y donde la victima principal ha sido el pueblo.

    Para nadie es un secreto que existen actualmente en Colombia diferentes fuerzas oscuras tanto políticas, sociales y económicas que no desean la real solución negociada al conflicto pues esto representa la repartición de la riqueza, la inclusión participativa de los diferentes actores en los procesos democráticos, la perdida del poder político y absoluto “que se rota entre los ricos y poderosos del país”, el incremento significativo de la inversión en educación “lo que significa un pueblo pensante y con capacidad de debate” y el fin de uno de los negocios mas lucrativos “la guerra”.

    Intereses particulares y rencillas personales, como las del gobierno inmediatamente anterior, el narcotrafico que permeo las diferentes instituciones del estado y que se convirtió en la principal fuente de financiación de grupos armados, políticos, sociales, etc, la creación de grupos particulares de autodefensa “con el beneplácito del gobierno”, la inmensa corrupción gubernamental y la continua injusticia social ha creado en la conciencia social un imaginario de terror y desconfianza frente a cualquier actuación del estado, llamase proceso de “verdad, justicia y reparación”, “desmovilización de grupos de autodefensa”, “juicios de para-política”, agro-ingreso-seguro”", “100 mil viviendas” o “proceso de paz”.

    Lo anterior lleva a que en general la sociedad observe con cierto recelo, desconfianza e incredulidad cualquier proceso liderado por el gobierno Colombiano, en este caso “el proceso de paz con las FARC”.

    Lo que si es cierto es que si existe una verdadera voluntad política de paz basada en principios constitucionales, en la re estructuración política, social y económica, si existe transparencia y participación, Colombia habrá dado el mas grande salto democrático en su historia.

    Responder

  • leidy patricia lopez valencia

    |

    buenos dias.!
    a decir verdad dialogos de paz, procesos de paz son solo cuestionamientos que todos en comunn nos hacemos, personalmente referente a este tema los procesos de paz o dialogos de paz como hagan llamar sus ideas politicas o beneficios, nos estan estructurando una realidad poco atractiva cuando realmente los factores mas importantes de defensa y democracia radica solo en el poder del gobierno. es necesario aclara que para llegarse a un acuerdo con los protagonistas del comflicto, la defensa del pueblo el estado y las victimas como principales afectados con el derecho a verdad, justicia y reparacion de lo que ha sido vulnerado su derecho. es viable garantizar un estado social de derecho legitimo y transparente, en sus procesos y legalidad llamado asi una construcion social.

    Responder

  • JOHANNA JARAMILLO

    |

    El problema de dialogo en Colombia radica en que no se han establecido unas reglas y normas claras de juego, ya que el presidente Santos habla de un tiempo de ocho meses y le preguntan a la guerrilla y dice que no hay tiempo. Pero nosotros los Colombianos queremos claridad, poder viajar otro país con la frente en alto sin que nos discriminen.
    La guerrilla no esta siendo seria en la negociación como es posible que dos de sus negociadores se encuentran detenidos. La guerrilla no a disminuido su terrorismo siguen asesinando, secuestrando, extorsionando, traficando, en que medida dicen que realizaran cese del fuego eso es una gran mentira.

    Responder

  • Luisa F ernanda Castro Villanueva

    |

    En mi opinion es necesario que se den estas negociaciones de paz entre el estado Colombiano y la guerrila, quizá puede resultar muy dificil lograr llegar a un acuerdo rapido entre ambas partes , porque la guerrila aunque ha sido debilitada con el transcurrir de los años, con el gobierno de santos a tomado cierta fuerza, lo que hace que en un eventual proceso de paz sea mas dificil la negociación debido a que la guerrilla se siente con poder frente al estado para imponer sus propios intereses, siendo el poder politico su principal interes. Esto puede convertirase en una problemática para el país, ya que las familias que por largos años de tradición han manejado el poder politico no van a seder tan facilmente ser gobernados po la izquierda.
    Aquí el problema es que cada quien piensa solo y unicamente en sus intereses, cuando principalmente deberian de pensar en los intereses de todo un país y no de unos pocos.

    Responder

  • LUZ MARINA NOREÑA MARIN

    |

    LUZ MARINA NOREÑA MARIN
    Los dialogos de paz son un punto neuralgico para la actualidad del pais, por todos es sabido que no es la primera vez que un Gobierno Nacional decide abrirse al dialogo con los grupos armados al margen de la Ley con la finalidad de encontrar soluciones al conflicto armado, tambien es sabido que estos dialogos nunca han logrado cumplir su meta; pero esto no quiere decir que no deban realizarse este tipo de acciones, sino que se debe evaluar el modo de su realización, ya que tampoco es posible que en razón a un dialogo de paza se desconozcan principios legales, ni se concedan condonaciones excesivas para intentar complacer y abatir de esa manera el conflicto. Los dialogos de paz se convertirian en una herramienta útil en la medida que dejen de ser utilizados para hacer “politica” y en cambio busquen sinceramente las herramientas que beneficien al pais entero, y no solo a ciertos sectores de el.

    Responder

  • CARLOS ALBERTO MEJIA HOYOS

    |

    Respecto a la solucion del conflicto armado en colombia pienso que la salida negociada es la mas factible, ya que el grupo guerrillero FARC a perdido sus ideales y razon de ser, ademas la paz se hace entre enemigos, por otra parte el gobierno debe seguir este proceso muy de cerca y complementar los vacios que existen en el marco legal para la paz ya que muchos de los cabecillas quieren salir impunes de los procesos que se les adelanta, y si estamos en un estado social de derecho asi como se condena a personas por delitos de narcotrafico, asesinato, entre otros se debe condenar con mas dureza a los cabecillas que hayan cometidos delitos de lesa humanidad.
    por otra parte pienso que debemos esperar a que se reunan en la mesa de negociaciones en oslo, ya que alli sera donde se colocaran en la mesa de negociacion las condiciones bien fundamentadas para que se de una verdadera paz, en donde se trataran temas sobre la verdad, justicia y reparacion; solo si las FARC accede a lo dicho por el gobierno y admiten sus delitos, se podra dar una paz verdadera, pero el camino es largo y complicado.
    pienso pues que se debe ser optimista respecto a la negociacion de paz, eso si teniendo muy en cuenta la verdad, la justicia y la reparacion para las victimas, ya mencionadas en lineas anteriores ademas como ha dicho el ex delegado de la onu en colombia Jan Egeland “la paz esta por encima de todo”.

    Responder

  • Juan Carlos Restrepo

    |

    Hoy en día, dada la realidad social vivida en Colombia con la marcada presencia del conflicto armado interno y los constantes abusos por parte de otras naciones para arrebatarnos la tierra que por años nos ha pertenecido, muestran en Colombia un panorama social devastador que tiende a incrementarse todos los días en mayor proporción.

    Los constantes ataques perpetuados por la guerrilla en los pueblitos del cauca, las reiteradas masacres a las que han sido sometidos día a día los colombianos, la pérdida del respeto de nuestra soberanía por parte de los grupos insurgentes y como si fuera poco la idiotez insensata padecida miserablemente por muchos colombianos frente a la verdadera situación del país con la posible entrega de la zona de despeje a la guerrilla, ubican a nuestra país en una realidad social tremendamente preocupante.

    Pese a toda esta situación, hay que abonarle a la justicia la gran labor que ha desempeñado en su lucha contra el secuestro y el terrorismo, pero lo lamentable es que hasta el momento los intentos de la presidencia por construir un país libre de guerra y llegar a efectuar una negociación justa y conveniente con la guerrilla ha sido inútil, dejando al país sumergido en un conflicto devastador donde la apreciable labor encomendada por el constituyente a la rama judicial de propender por la justicia, la verdad y la reparación ha sido penosamente un propósito utópico. Así las cosas, es como se hace evidente la necesidad de materializar los derechos humanos y ver garantizados de una vez y por todas, todas aquellas garantías y libertades que por años se nos han sido suspendidas y las cuales pese a la existencia de una constitución que yo diría es esencialmente poética, los derechos no han podido versen respetados dentro del territorio nacional.

    Responder

  • LUIS FERNANDO TABORDA LOPEZ

    |

    Cuando dos facciones que se encuentran en lucha, conflicto, diferencias, etc; las partes deberán entrar a tratar los intereses que se deberán tocar en el dialogo que pretenderá buscar un seguimiento de los mecanismo del posible arreglo de esas diferencias del debate o conflicto, por ello lo primero que se debe hacer y tener en cuenta como base de orientación y de presentación del seguimiento de esa experiencia es: a. dejar todas las declaraciones o suposiciones precalificatorias de las situaciones que se presentan y de lo que se maneja ; sea en el presente o en lo porvenir, de los extremos de una manera irreconciliable, inmanejable, intransitable, intransigente, irrefutable, absoluta u oscura.
    Diría que todas las cosas se pueden tratar de observar, presentar, tener, debatir y analizar en desarrollo de todas y cada una de las variadas expectativas de todos y cada uno de los participantes que entran en el coloquio de observación, presentación para tener parte en el debate y análisis. Porque se van a contemplar tan solo algunas de esas diversas situaciones y causales de la formación y desarrollo de otros pensamientos a lo largo de mucho tiempo, distancia y desgobierno, o falta de autoridad, o deslegitimación de la misma.
    .

    Responder

Deja un comentario